¿Liderás un equipo? ¿Trabajás con una agencia? ¿Tenés personal a cargo? Este blogpost es para vos.

Hoy quiero hablar del “delegar”, pero el delegar TRABAJANDO.

A lo largo de estos meses comencé a formar un equipo que crece día a día, no sólo en cantidad sino en calidad, en profesionalismo, en responsabilidades y en logros.

En mi carrera como profesional no tuve buenas experiencias en lo que respecta al liderazgo y eso hace que hoy en muchos aspectos no quiera hacer con nuestro Workteam lo que hicieron con Coti-dependiente.

Tengo un mantra que me repito constantemente en la cabeza y es el de trabajar por y para el equipo. Así que si en este momento te toca delegar tareas, podés tener en cuenta estos puntos por la salud de tu empresa:

1. Si algo en el equipo no funciona bien, es tu RESPONSABILIDAD. Así como te lo digo. Seguro hay algo que no estás haciéndote entender, o un punto que tenés que ajustar mediante un proceso que implique la repetición de tareas en momentos específicos.

¿A qué me refiero con procesos?

Pongamos un ejemplo muuy básico, si cada vez que tu cocinero cocina una galleta se le quema, probablemente haya algo que puedas hacer por él: podés establecer un proceso por escrito que diga: VERIFICAR TEMPERATURA EN 180 GRADOS ANTES DE INTRODUCIR LAS GALLETAS EN EL HORNO.

Entonces le asignás una tarea regular (un proceso) que sabés que va a mejorar el problema que tenés.

A raíz de esto viene otro aspecto fundamental:

2. No busques culpables, buscá soluciones. Todo se puede resolver en una conversación. Confiá en que la otra persona seguramente tiene un modus operandi diferente al tuyo, y no es que está BIEN o MAL, simplemente es diferente. Lograr la convergencia entre tu forma y la del otro es el segundo paso para un equipo exitoso.

3. Trabajá, trabajá, trabajá. A los 16 años, cuando trabajaba en el local de zapatos de mi mamá, ella me dio una enseñanza que no me la borro jamás: “Siempre en un negocio tenés algo para hacer, así sea limpiar el borde de un estante”. Y es tal cual.

Jamás pienses que te quedaste sin tareas. Delegar no es para quedarse mirando al cielo sin hacer nada, delegar es para efectivizar tareas que solo por tu cuenta no podés hacer o podés mejorar con el trabajo en equipo.

“Siempre en un negocio tenés algo para hacer, así sea limpiar el borde de un estante”.

Consejo de mi mamá a los 16 años.

4. No existe el sentido común en una persona que es diferente a vos. Y esto se lo digo a un antiguo jefe, que un día retándome me dijo: «PERO ESTO ES CUESTIÓN DE SENTIDO COMÚN». ¿Chan? 19 años tenía, 1 año de Carrera de Publicidad, ¿El sentido común qué? Nunca presupongas que el otro ante situaciones determinadas va a actuar igual a como actuarías vos. No existe eso. Lo que podés hacer es: prevenir o corregir. Siempre van a surgir imprevistos, depende de vos que se vuelvan un calvario o un aprendizaje.

5. Tu tarea es supervisar. No controlar. Como líder, se supone que se contrataron a profesionales aptos para el puesto en cuestión. No controles, no es la idea. Prefiero decir «supervisar»: supervisar si las tareas están hechas, si podés aportar tus conocimientos en algún aspecto, en qué podés ayudar.

Lo podés hacer es: prevenir o corregir. Siempre van a surgir imprevistos, depende de vos que se vuelvan un calvario o un aprendizaje.

Lic. Constanza Isola.

En resumen: Tu equipo no trabaja para vos. Vos trabajás para tu equipo.

¡Seguime en Instagram!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *